martes, 3 de junio de 2014

Crítica de Juego de Tronos: Octavo Capítulo, Cuarta Temporada (o qué sucede cuando tiras una sandía por el deslunado)


Aviso a navegantes: esta vez la crítica tiene SPOILERS desde el principio.

Lo admitiré desde el principio: no he tenido ovarios de ver el final del capítulo. Lo siento, pero no he podido. Me atengo a mi carné de embarazada (salida ya de cuentas, para más señas) para justificar el hecho de que me haya rajado, pero en honor a la verdad, no creo que hubiera podido verlo ni aunque la niña ya estuviera fuera de mi barriga.
Parece, y es un hecho asumido ya por todos los fans de Juego de Tronos, que en cada temporada nos toca un capítulo en el que existe una escena particularmente dolorosa de ver, que hay que contemplar apretando los dientes. Una escena que supone el mal trago de rigor de la temporada. En la primera fue la ejecución de Eddard Stark, en la segunda fueron las torturas del Cosquillas, en la tercera fue la Boda Roja, y en la cuarta ha sido la muerte de Oberyn Martell. Sé que la serie es así, y lo asumo; he leído los cinco libros y cuando empecé a verla ya sabía a lo que iba. Pero nunca he sido especialmente aficionada al gore, más bien todo lo contrario, y mi estómago y mi sensibilidad tienen ciertos límites. Y eso de ver cómo a un hombre le revientan los ojos, le rompen los dientes y le aplastan la cabeza, así en vivo y en directo y a todo color, con sus gritos estridentes de dolor mezclados con los alaridos desesperados de su amada, pues qué quieren que les diga, señores, es algo que traspasa con mucho esos límites.
Aunque parezca que no, una tiene su corazoncito.

Así que, por aquello de no tener que decir que me he perdido la muerte de la Víbora Roja de Dorne, he decidido contemplar esta foto, más llevadera aunque igual de gráfica, que comparto seguidamente y que ofrezco a mis lectores más sensibles como frutal sustituto de la escena final de The Mountain and The Viper. Con ella te puedes hacer una idea y te ahorras un poco el disgusto. Me he tomado la libertad de titularla "la sandía dornienese":

Dramatización de los hechos. Puede que no ocurriera. O tal vez sí...

Y terminado el preámbulo, paso a comentar el capítulo:


Lo que me ha gustado:

-Atención, señores... ¡¡Sansa es lista!! ¡¡Y tiene cerebro!! Brillante la resolución del asesinato-suicidio de Lysa Arryn, aunque me he quedado muy sorprendida, no sólo con el giro de 180 grados que le han dado al argumento de las novelas, ¡sino con que en un sólo capítulo se han cargado TODA la trama de Sansa de Festín de Cuervos!! En la novela, todo pasa justo a la inversa: los Señores Recusadores (que aquí se han reducido a la mitad y tienen todos la personalidad cambiada salvo lady Waynwood) exigen que Petyr les entregue a Robert Arryn, a lo cual él se niega a cualquier precio, e ignoran en todo momento quién es realmente Alayne. Sin embargo, en la serie pasa justo al contrario: de buenas a primeras, Sansa revela su identidad a los vasallos de lady Lysa y Petyr entrega alegremente y por propia iniciativa al pequeño Robalito para que se vaya a correr mundo. Esto, añadido al hecho de que esta parte de la historia no sigue en Danza de Dragones, me hace preguntarme qué puñetas harán con la mayor de las Stark en la quinta temporada. Lo único que se adivina claramente en el horizonte es un Petyr/Sansa como una catedral, porque entre las miraditas, lo de que se quedan los dos solitos en el Nido de Águilas, y el pedazo vestido de femme fatale que lleva la pelirroja en la despedida de Robalito, la cosa está que arde..

-La escena de la legitimación de Ramsay Nieve y su conversión en Ramsay Bolton emociona y todo. Lo cual tiene mucho mérito, teniendo en cuenta que se trata de dos personajes odiosos a los que no te importaría ver fulminados por un rayo en ese preciso momento.

-La pelea entre Oberyn y la Montaña. Coreografía espectacular y actuaciones espectaculares. Y, según me ha dicho mi señor esposo, que aguantó como un valiente hasta el final, los efectos especiales y el maquillaje muy bien hechos también (desagradablemente realistas, podríamos decir). Los guionistas, unos cabrones, tanto por esa dramática despedida entre Ellaria y Oberyn con ese "no me dejes sola en este mundo" (un nivel de hijoputismo semejante al "si el bebé es niño, le llamaremos Eddard" de Robb y Talysa un segundo antes de ser escabechinados en la Boda Roja), como por esa sensación de desesperación que inunda al espectador justo antes de la muerte de Oberyn (es decir, justo cuando me fui yo), porque el muy idiota tiene a ser Gregor en el suelo, herido, listo para rematarlo... y del mismo modo que las chicas imbéciles de las películas de terror que bajan en sujetador al sótano preguntando "¿quién está ahí?", se pone a regodearse, a mirar hacia otro lado y a exigir una confesión. Dan ganas de gritar: "¿Pero para qué quieres la puñetera confesión, alma de cántaro, si hasta la última puta de Desembarco del Rey sabe que fue ser Gregor quien asesinó a Elia? ¡Remátalo ahora, que se va a recobrar!". Pero nada, la chica idiota en sujetador acaba acuchillada por el asesino, y el dorniense vengativo de la lanza acaba convertido en un... este... no existe término lengua élfica, ent o de los hombres para describir este horror, como diría Bárbol.


Lo que no me acaba de convencer:

-¿Ahora resulta que nos quieren colar una historia de amor entre Gusano Gris y Missandei? No es que me disguste la idea, pero tendrán que hacerla puramente platónica, porque por mucho que la ex esclava y su señora (¿¿desde cuándo las reinas peinan a sus doncellas, por cierto??) se hagan las despistadas, es bien conocido por todo el mundo que los Inmaculados se llaman así precisamente porque sus amos los castran por completo, tanto el pene como los testículos. Lo cual es lógico, porque la intención de los Bondadosos Amos cuando crean Inmaculados no es impedir que se reproduzcan o conseguir que tengan una bonita voz de soprano, sino convertirlos en seres puros, incorruptibles, sin tentaciones ni pasiones. ¿De qué sirve que no tengan testículos si se pueden empalmar como todo hijo de vecino?

-Ah, por cierto, a Missandei en la escena anterior se le ven las TETAS. Cuando descubre que Gusano Gris se las está mirando tarda media hora en tapárselas o así, pero luego nos quieren vender la moto de que se sentía avergonzada. Pues vale.

-¿Por qué Arya se parte el culo de risa al enterarse de que su tía se ha muerto? Y, ¿por qué eso iba a ser un impedimento para que el Perro trate de cobrar la recompensa de todas maneras? Al fin y al cabo, Arya Stark (qué alegremente revela Sandor su identidad, por cierto, y todo el mundo como si nada) es un rehén jugoso para cualquiera, y aunque Lysa haya muerto, su hijo y su marido siguen vivos, y también pueden pagar la recompensa.

-La toma de Foso Cailin, sacadita recién horneada de Danza de Dragones, es tal y como en el libro, pero, ¿de verdad hacía falta mostrarnos ese maravilloso primer plano del pobre hombre desollado? ¿No había ya la suficiente casquería al final del capítulo?
 
-Me gusta que Ygritte muestre compasión por Elí y Sam durante el ataque a Villa Topo, pero, ¿por qué? ¿Por qué siente compasión de ellos y masacra a los demás? ¿Acaso era Elí la única madre con un bebé de pecho de todo Villa Topo? ¿O los guionistas simplemente quieren humanizar al personaje de Ygritte para que todo el mundo llore por ella cuando la maten en el próximo capítulo?


Lo que NO me ha gustado:

-La escena de Daenerys no tiene ningún sentido. Repito, NINGUNO. ¿¿Es que se le ha olvidado a todo el mundo que ser Barristan Selmy sabía desde el principio que ser Jorah Mormont era un ex espía de Desembarco del Rey?? ¿¿Por qué cojones lo delata ahora?? Y además, la actitud de Daenerys tampoco tiene ningún sentido. En Tormenta de Espadas, echa a ser Jorah porque éste se pone beligerante y desafiante en lugar de actuar con humildad y pedir perdón. Si se hubiera comportado igual que se comporta en la serie, la Madre de Dragones lo habría perdonado, sin ninguna duda. Y el dolor que sintió al hacerlo marchar, ¿dónde está? ¿quién es esta reina fría y caprichosa? Yo no la conozco.

-El vergonzoso diálogo de los escarabajos y el subnormal que los aplastaba se acaba de llevar el premio oficial a la conversación más inútil, absurda e irrelevante de toda la serie. En el nombre de los Siete, ¿¿a quién coño le importa el retrasado Lannister inventado por los guionistas y sus putos escarabajos?? ¿¿Qué sentido tiene introducir esa estúpida conversación entre Jaime y Tyrion cuando hay TANTAS escenas buenas de los libros que se han quedado fuera por falta de tiempo??

-¿Realmente era necesario incluir en Villa Topo al imprescindible personaje de una prostituta que canta eructando?

-Cersei es bastante gilipollas. Cuando ve morir a la Víbora Roja y se le asoma una sonrisita, ¿en algún momento se para a pensar que el Príncipe de Dorne tiene como rehén a su hija Myrcella?

-Y hablando de la misma escena, ¿desde cuándo es el Maestre Pycelle, en lugar del Septón Supremo, quien invoca a los dioses antes de un juicio por combate contra un acusado de magnicidio?

9 comentarios:

Expo dijo...

Con los escarabajos querrían que saliese alguna reflexión, moraleja o algo.
Aún no se me ocurre qué podría ser, y además la escena dura un huevo (o eso me pareció a mí; no miré los minutos e igual solo fue que me aburrió bastante).

Lo de Sansa me ha ENCANTADO, sin más. Al principio, sinceramente, supongo que porque no me puse a pensar que argumentalmente eso era inviable, ya que desde que dijo su nombre auténtico en mi cabeza no había sitio para otra cosa que no fuesen mis ganas de matarla, pensé que Sansa realmente iba a decir la verdad. Aun así, me alegro mucho de haber sido estúpido por unos minutos, porque eso hizo que al final, cuando miente de forma tan absurdamente eficiente, gritase internamente de alegría como hizo Petyr. Unido a esa mirada que le lanza Sansa, que viene a significar "ahora ya sé jugar", ha conseguido lo que para mí ha sido una de las mejores escenas de la temporada.

Por cierto, admito no muy orgulloso de mí mismo, gustándome como me gusta Oberyn, que he disfrutado muchísimo la escena donde la Montaña hace que su cabeza explote al mismo tiempo que realiza la confesión que tan estúpidamente no paraba de pedirle. Después de todo, admitámoslo; se lo merecía después de pasarse tanto tiempo haciendo el gilipollas, habiendo podido acabar con él sin problemas.

antares dijo...

la risa de Arya (magistralmente actuada por Maise Williams) creo que viene por el hecho de que cada vez que llega al lugar donde es SEGURO que se va a salvar, llegan justo cuando dicha persona muere... paso con su familia en los Gemelos y ahora con Lysa... que Lysa se habia casado no lo saben, y menos aun que esta Sansa... yo creo que Arya piensa "y dale con la pelota en lo del vecino, otra vez a correrla con el Perro"...

Tyrion, aun con esa escena de los escarabajos, sigue siendo formidable... la cara que pone al recibir el veredicto es mortal...

lo de Gusano Gris y Missandei es un WTF gigante como una casa, solo para verle el lomazo a la segunda... es calcada de una escena de la miniserie de Dune, cuando Paul Atreides se queda mirando a Chani y ella despues de unos segundos se tapa... despues toda la parte de Dany y Jorah es sacada de la manga en forma asquerosa...

me caia muy bien Pedro Pascal, creo que su personaje fue tan genialmente logrado por el chileno que se comio al Daario edulcorado que nos quisieron poner... lastima que tenia que terminar asi...

antarres dijo...

llega justo cuando la persona que la iba a salvar muere, quise decir

Edu dijo...

Sobre el tema de los escarabajos me parece que lo que Tyrion hace con toda esa historia es intentar reflexionar sobre el sentido de vivir y de morir (¿por qué mataba escarabajos?), algo bastante lógico cuando se está en las puertas de la muerte. O vete a saber, incluso intentaba averiguar por qué los dioses se divertían matando inocentes como él. Pero a mi me ha gustado la historia y la reflexión. Y más cuando al final Tyrion ha dejado viva a la cochinilla, como haciendo saber al mundo que a pesar de todo él no es un asesino.

Por otra parte, tenía miedo de ese final gore de la pelea, que ya me habían spoileado. Pero al final me ha parecido menos asqueroso de lo que me temía. Es decir, es más asqueroso el desollado de Foso Cailin que no el final de la Víbora. Lo de los ojos es quizá lo que se ve más, pero lo de los dientes es muy rápido y luego únicamente ves la boca con sangre, y el aplastamiento también es muy rápido y no se ve en primer plano, así que lo único que ves es a la Montaña, sus brazos y los "pedacitos de sandía".

Edu dijo...

Acabo de volver a mirar ese fragmento (soy masoquista...) Rectifico... si es algo más asqueroso de lo que he explicado, y si es en primer plano, lo recordaba mal, pero aún así, lo había temido peor. Que no quiere decir que no sea bastante horroroso. Y si no te lo esperas, mucho peor.

José Luis Busto dijo...

La última escena de este capítulo ha sido, con diferencia, la más brutal y sangrienta de lo que llevamos de serie. No creo que el director haya dejado nada fuera de plano por pudor, sino por la simple dificultad técnica de mostrar cómo aplastar un plano sin aplastarlo de verdad, así que si no puedes soportar este tipo de escena has hecho bien en no verla, Estelwen. Casi tan terrorífico como ver la sandía aplastada ha sido escuchar el grito de Ellaria justo en el momento en que esto se produce. Solo por ese grito, el personaje que hasta hace poco me resultaba tan antipático, se ha ganado mi redención.

A mí lo de ser Jorah me parece que no tiene perdón. Comprendo la reacción de Daenerys al enterarse de que el consejero en el que había depositado su confianza es, en realidad, un informador de Varys; así que, a mi modo de ver, el destierro es más que justo aun sin el agravante de haberse mostrado desafiante. Este giro argumental respecto a las novelas sirve, además, para que Tywinn Lannister, el autor de la carta, se marque otro tanto como conspirador.

Y en cuanto a la conversación sobre el primo retrasado de los escarabajos, creo que responde a una arriesgada técnica de guion: si antepones una escena reflexiva e intrascendente antes de otra importante y llena de acción, la segunda, por contraste, queda todavía más destacada. El truco, en teoría, podría funcionar, aunque yo también creo que ha sido en el fondo una escena fallida, porque aunque podamos entender la intención de fondo: una reflexión moral sobre las causas de la maldad gratuita, ¡a mí también me importan un carajo los escarabajos! Si en vez de aplastar escarabajos se tratara de maltratar gatitos, como hacía Joffrey, igual aún conseguían conmoverme, pero la verdad es que sin ir más lejos confieso que yo ayer aplasté una cucaracha en la cocina. ¿Qué queréis que os diga? Me daba asco y no quería dejar que se reprodujera para tener una plaga de bichos en el piso. ¿Me convierte eso en un ser sádico y despiadado?

Elihú Juárez dijo...

De verdad ¿a nadie se le ha ocurrido lo que están haciendo con lo de Missandei y Gusano Gris? No podemos ser tan cortos de miras y quejarnos por lo que está o no en los libros, pensemos: En los libros, Missandei tenía un hermano, la Arpía lo mató. En la serie: Missandei no tiene un hermano, tiene a Gusano Gris. Ergo, ya saben. Además, seguro que eso será detonante para que Dany decida casarse o por lo menos considerar casarse con Hizdahr.

Y sí, esta Dany es muy fría, pero me parece que es por el aumento de edad. La Dany de los libros a todas luces es una jovencita con las hormonas alborotadas, la de la serie no.

La reacción de Arya me parece totalmente comprensible, y Maisie lo actúa genial. Lo que sí no tiene sentido es que el Guardián de la Bloody Gate no le avise a Meñique que llegó el Perro con una tal Arya Stark, eso sí que es una idiotez.

lady Rachel dijo...

Excelente crítica y estoy de acuerdo en casi todos los puntos. Lo de Daenerys cada vez la están haciendo más plana como con Jon en las otras temporadas( bueno a ver si el 9 aparte de la batallita muestran algo más de la psicología del personaje). Se inventan tramas estúpidas( véase Missandei y gusano gris sólo para enseñar teta y culo) que sea una serie para adultos no tiene porque poner cada dos por tres ese tipo de escenas que no aportan nada a la trama ni a la evolución de los personajes).Ahora me sale la gente diciendo que si quiero dialogo y evolución me lea los libros... pero es que una serie debe poseer ambas cosas y más teniendo el material del que parten. En fin mucha suerte con la bebita no?

Laura Sánchez Méndez dijo...

La verdad es que el capítulo de esta semana ha estado a la altura de la crudeza de la serie. Si la Boda Roja me dejó una tristeza tremenda, la muerte del príncipe Oberyn sin duda me ha dejado totalmente desolada. Me dio tanta pena que hasta se me saltaron las lágrimas por lo terrible de su muerte. Un hombre que se ha pasado casi veinte años consumido por la venganza y, cuando por fin tiene en sus manos al asesino de su hermana, muere de la peor de las maneras. Es francamente triste.

Lo demás, pues casi que lo he pasado por alto porque la escena principal es la de Oberyn. Pero el caso de Sansa me ha dejado un poco descolocada. Qué rápido le ha venido la inteligencia a la niña, ¿no? Yo creo que hasta Meñique se ha quedado flipado con ella. La escena con los Recusadores está muy bien montada y me ha gustado.

Lo que no me ha gustado tanto es lo de Arya y su risa extraña, aunque la actriz lo ha hecho muy bien. En todo caso, no pega mucho con la escena.

Tampoco acabo de ver el asomo de bondad de Ygritte con Elí y el bebé. ¿Acaso la ha reconocido como una salvaje? ¿O es que simplemente le dio pena?

Y, si empecé con lo mejor, tendré que acabar con lo peor del capítulo. No sé qué está pasando en Meereen, en serio. Daenerys me ha dejado flipada y su actuación no le pega para nada (incluso la propia Emilia Clarke está disgustada con la reacción de su personaje). Creo que ya ha empezado la cuesta abajo de Daenerys, y sin visos de parar. Se acabó uno de mis personajes favoritos, qué pena. Y con Arya otro tanto, aviso.