miércoles, 11 de noviembre de 2009

Crítica de "Celda 211"

Ayer fui con Tindomion a ver Celda 211. Me ha gustado (e impactado) bastante. A pesar de que no es perfecta, es la mejor película española que he visto desde "El orfanato". Se trata de una mezcla de crítica social, drama carcelario, humor engro y acción trepidante que no dejará indiferente a nadie, respaldada por un guión sólido (sólo flojea en una cosa, que detallaré en el spoiler) y totalmente adictiva, de las que hacen que no puedas despegar la mirada de la pantalla ansioso por lo que va a suceder a continuación.

Esta impactante, brutal, dura y trepidante película de acción, como hay pocas en el cine español, nos muestra lo que sucede cuando Juan, un funcionario de prisiones que acaba de aprobar la oposición, acude al trabajo un día antes de empezar para ir familiarizándose con la situación, y acaba metido de cabeza en un motín carcelario de enormes proporciones (moraleja: hacer horas extras puede perjudicar seriamente su salud y la de los que están a su alrededor).


La película no se queda en un mero visionado de escenas de acción, llenas de tensión, que haberlas haylas y en gran cantidad (yo he estado todo el rato al borde de la butaca y creo que a los demás que había en el cine les ha pasado otro tanto), sino que también entra a denunciar las duras y en ocasiones inhumanas condiciones de vida que sufren algunos presos. Es necesario puntualizar, sin embargo, que esa no es la situación normal de los presos en las cárceles españolas; durante mis prácticas como estudiante de Derecho, tuve la ocasión de visitar una cárcel con el resto de compañeros de la asignatura de Derecho Penitenciario, y lo cierto es que los de segundo grado vivían bastante bien, y de hecho había muy buen rollo entre ellos y los funcionarios de prisiones. Así que, desde luego, si suceden cosas como las de la película sucederán sólamente en los módulos de primer grado y aislamiento.


También es cierto que los guionistas de este filme no saben absolutamente nada de Derecho, ni Penitenciario, ni Penal, ni de ningún tipo, porque uno de los personajes dice que le han condenado a "homicidio en primer grado", cuando cualquiera que se documente un mínimo sabrá que ese delito no existe en España (no hay delitos de primer ni de segundo grado, esa nomenclatura es propio del Código Penal de los EEUU, no de España), sino simplemente homicidio o asesinato. No era tan difícil, bastaba con echarle un vistazo al Código Penal ¬¬U


Recomiendo su visionado a todo el que esté ávido de emociones fuertes y desee ver una buena película de acción.



A PARTIR DE AQUÍ, SPOILERS



Lo mejor:


-El personaje de Malamadre. Luis Tosar hace un papelazo que con toda seguridad será un Goya al mejor actor. Desde el primer momento se convirtió en mi personaje favorito. Es duro y despiadado, sí, pero porque no tiene nada que perder, y no ejerce la violencia gratuita, sino con un propósito bien definido. Su causa es justa y todos los sabemos: las reivindicaciones que hace son más que razonables, y no decide organizar un motín porque sea malo o porque quiera dar por el saco, sino porque sabe que es la única forma de que le escuchen. En el fondo, es un buen tipo, y posee un honor, un sentido de la amistad, un valor y una honestidad que para sí quisieran todos los funcionarios y negociadores que salen en la película, que no dudan a la hora de vender al joven funcionario atrapado si de ese modo consiguen conservar su puesto o salvar su pellejo.


-Que Malamadre sobreviva al final. Impagable la cara de terror que se le queda al traidor colombiano cuando sus ojos se cruzan con los de Malamadre y se da cuenta de que ha sobrevivido, y de que está sentenciado...


-Los efectos visuales, impresionantes (el suicidio que sale en la primera escena hizo que tuviera que apartar la vista de la pantalla, mareada ante la visión de la sangre).


-El guión. Los diálogos son de lo mejorcito que he oído últimamente. Pocas películas pueden hacer que te retuerzas de tensión, te partas de risa y asientas enfervorecido con la cabeza a la vez, pero esta lo consigue con creces.



Lo peor:


-El personaje de Antonio Resines, el "malvado carcelero facha que le pega de leches a los reclusos y seguramente tiene la foto de Franco enmarcada en su mesita de noche", está ya un poco manido, ¿no? Era tan malo maloso que parecía de cartón piedra. Aún así, su muerte me dejó un agradable sabor de boca: estaba pidiendo a gritos que lo matasen.


-La carga de los antidisturbios es el momento más flojo de toda la película, y un fallo de coherencia que impide que alcance la perfección. En primer lugar, queda muy forzado que se autorice una carga de esas características. ¿Desde cuando la policía carga a lo bestia contra civiles desarmados que lo único que hacen es protestar?

En segundo lugar, no me parece creíble que una mujer embarazada se meta en semejante follón; el instinto natural de todas las madres es proteger a su bebé, no correr hacia los antidisturbios con una tripa de seis meses.

Y, en tercer lugar, una porra de goma de los antidisturbios no puede matar a una persona. Hacer perder el bebé a Elena por culpa de un mal golpe en la barriga, sí, pero, ¿matarla? Demasiado inverosímil.

En definitiva, que esta parte está muy cogida con pinzas, no parece más que un recurso forzado para hacer que a Juan se le vaya la pinza ya no tenga nada que perder.


-El asunto de los etarras. Al principio queda bastante bien, pero me decepciona un poco la resolución del asunto. Tanto lío con eso de "los rehenes perfectos" y al final nadie se acuerda de ellos. Además, me fastidió que no los mataran. Mucho ruido y pocas nueces.

2 comentarios:

Sweet Shadow dijo...

No sabía si ir a verla o no, ¡gracias por la crítica! =)

Es que el cine español y yo no nos llevamos bien xDD Pero por lo que comentas, está para verla.

Por cierto, ¿lo de "homicidio en primer grado" no lo dice el pobre funcionario que se queda allí encerrado? Pregunto porque es lo que sale en el tráiler. Eso puede ser una crítica a cómo nos afecta el "mundo americano" y eso xDDDD Sólo es una idea, no me hagas mucho caso.

Atte,

Sweet Shadow

PD: leí tú entrada sobre las familias xDDD El título es más que adecuado. A veces creo que mi propia familia (en la que somos más de cuarenta tanto por una parte como por otra) podría convertirse en una mafia xDDD

Kaoru Himura-Takarai dijo...

No la he visto aún, pero lo haré porque me encanta Luis Tosar, especialmente desde que lo vi en el teatro interpretando a Hamlet y fue una pasada.