miércoles, 6 de mayo de 2009

"Déjame entrar": fría como la nieve, dulce como la sangre

Acabo de volver del cine de ver una de las mejores películas que he visto en mucho, mucho tiempo. Tal vez en años. Se trata de Déjame entrar, una película de vampiros muy peculiar de la que sin duda habréis oído hablar. Por cierto, si sólo habéis oído hablar de ella, pero no la habéis visto aún, tenéis que ir a verla. Ya.
No había visto una película de vampiros tan buena y tan fiel a la esencia del vampirismo desde Entrevista con el vampiro. Aquí no tenemos ni a los vampiros-zombies-monstruosos tipo John Carpenter o a los "depravados porque sí, porque molamos y somos malos malosos" a lo Blade. Tampoco tenemos a vampiros-piruleta que pueden ir alegremente a la luz del sol y no beben sangre humana tipo Crepúsculo. Aqui tenemos lo mismo que teníamos en Entrevista con el vampiro, aunque presentado de un modo menos espectacular y más intimista: seres atormentados, extraños y enigmáticos, que se ven forzados a matar a seres humanos para sobrevivir pero sin perder por ello los sentimientos, el alma, la compasión o la capacidad de amar profundamente.
Lo que he visto esta noche no es una película, es poesía. Es la palabra que mejor puede definir esta película. Poesía. No es terror, porque no hay sustos ni tampoco demasiada sangre (aunque hay algunas escenas que ponen los pelos de punta). No es de acción, porque su ritmo es pausado y suave (de hecho, a Tindomion le ha parecido lenta, pero a mí me ha encantado). No es de intriga ni de misterio, porque sabes quién es el asesino al minuto de comenzar la película, como quien dice. No es romántica, porque la frialdad del paisaje nevado no es más que un reflejo de la frialdad interior de los personajes. Desde luego, no es una comedia; está en las antípodas de l que se supone que tiene que hacer gracia. Y tampoco es un drama, porque no provoca (ni busca provocar) lágrimas. Es simplemente poesía, pura y auténtica. Un poema cinematográfico que hace sonreír, emocionarse, estremecerse, enardecerse y enamorarse al espectador desde el primer al último fotograma.
El guión es excelente, la fotografía es excelente, la banda sonora es excelente y los actores son excelentes. Es una obra de arte. Es la cadencia melancólica y pausada de las gotas de cálida sangre roja cayendo sobre la blanca nieve helada. Es un amor frío y una amargura cálida. Vedla. Palabra de honor que no os vais a arrepentir. Es la primera vez en mucho tiempo que siento que he amortizado por completo los 5'50 euros que vale la entrada, e incluso que habría pagado más si me lo hubieran pedido.
Ah, y, por si todo esto fuese poco, en una de las escenas de la película la maestra de la clase de Oskar le lee a los niños El hobbit. El hobbit, gente. Qué envidia me da el sistema educativo de Suecia, Dios. Si a los niños españoles les leyeran más El hobbit y les diesen menos chorradas tipo Educación para la ciudadanía, los colegios empezarían a producir hombres y mujeres de verdad en lugar de producir amebas.

A PARTIR DE AQUÍ, SPOILERS: A pesar de que, como he dicho, no me parece una película de terror ni de gore, hay algunas escenas particularmente desagradables (sobre todo la de la cara deformada por el ácido del pobre ghoul y la escena en la que la neonata cincuentona se inmola a la luz del sol). Dos personajes curiosos estos, por cierto. Muy interesantes. Me gusta que se ahonde en la personalidad del ghoul, porque son esos típicos personajes que parece que están ahí de pegote, pero pocos (en las partidas de rol y en el cine) se paran a pensar qué es de la vida y de los sentimientos de los "ayudantes humanos" del vampiro; cómo se sienten y cómo viven eso de tener que ayudar, esconder y alimentar a un vampiro. El pobrecito ghoul de esta película proovca una mezcla de compasión y exasperación: es evidente que como ghoul es un desastre, le pillan casi siempre cuando caza víctimas para alimentar a Eli y comete errores imperdonables a la hora de reaccionar en situaciones inesperadas (por ejemplo, cuando oye llegar a las chicas que pasean al perro y huye dejando abandonado el bidón de sangre). Y, aún así, se nota lo mucho que quiere y se preocupa por su pequeña ama. El sacrificio final de este personaje, cuando deforme, fracasado y agotado se da cuenta de que es demasiado torpe para serle útil a Eli y decide morir haciéndole un último servicio, donándole su sangre, es realmente emotivo y enternecedor, sin que deje de ser por ello escalofriante. Esto es lo que realmente asombra de esta película: que es capaz de convertir lo escalofriante en enternecedor con una facilidad pasmosa.
La vampira que no quiere ser vampira y que decide morir antes que hacer daño a los demás también me dio mucha pena :-(
Una mención aparte, por supuesto, merecen los tres protagonistas. Sí, digo tres. El primero de ellos es Eli, la vampiresa. Jamás se retrató de forma tan fidedigna la dulzura de un monstruo atormentado y con sentimientos tan puros, ni siquiera en Entrevista con el vampiro. En la película protagonizada por Louis, Lestat y compañía no existe tanta profundidad, porque todos los personajes están en un extremo o en otro: o se la suda matar (como a Lestat y a Claudia) o están atormentadísimos y sólo beben de animales (como Louis, al menos hasta que se le pasa la depre y decide que cargarse a humanos tampoco es tan malo). El acto de la alimentación vampírica queda aún más desdramatizado por el hecho de que los vampiros de Anne Rice, a diferencia de los vampiros como Eli, sí que pueden beber de sus víctimas sin matarlas, con lo cual el acto de matar se convierte en una elección y no en una necesidad. Eli, en cambio, no puede hace otra cosa que matar; si deja a un humano con vida tras morderlo se convertirá también en vampiro (de hecho, la película trata el vampirismo más como una enfermedad que como una maldición divina o mágica, lo cual es un enfoque muy novedoso del asunto). Sin embargo, Eli no es malvada. No le gusta hacerle daño a la gente, no lo hace gratuitamente (a destacar que en la masacre de la piscina cubierta perdone la vida del rubio gordito aunque desmembre a todos los demás porque se da cuenta de que el pobre chaval era inocente). Se puede notar el horrible sufrimiento que siente Eli cuando tiene hambre, y el horrible sufrimiento que le produce tener que saciarla. Olé por esa vampira atormentada con profundidad piscológica. Ya iba siendo hora.
Oskar no me cae tan bien como Eli. Creo que, en cierto modo, a pesar de ser un chico maltratado por sus compañeros, es más cruel y frío que ella. A Eli le apena matar por supervivencia, pero Oskar sí que está dispuesto a hacerlo por venganza. Creo que precisamente por eso Eli se acaba enamorando de él: porque ve en Oskar lo mismo que ella es: un monstruo capaz de matar que a la vez tiene sentimientos puros, sinceros y hasta bondadosos en su interior. Son tal para cual.
De los niños malotes del colegio ni siquiera voy a hablar, porque son lo más flojo de la película: niñatos abofeteables que están ahí para que el espectador desee su muerte (que se acaba produciendo al final, menos mal). El tercer protagonista del que quería hablar es la nieve. Porque, ¿alguien duda que la nieve sea un personaje más en esta historia, igual que pueden serlo Eli y Oskar? La nieve parece ser algo más que un mero elemento decorativo para adquirir entidad propia, no sólo está ahí para hacer bonito: de algún modo ella es la narradora, la que nos coge de la mano y nos lleva al mundo en el que habitan los protagonistas. Nos enseña la melancolía, la frialdad y la tierna gelidez que impregna la vida de los personajes de esta historia. La nieve los acompaña, los guía, los esconde y los delata. Déjame entrar perdería mucho si la historia sucediera en Agosto en lugar de suceder en invierno, estoy segura de ello.
Por último, mención especial al final de la historia: el tono agridulce, casi amargo, de la trama, hacía pensar en un final melancólico (en una separación o incluso en la muerte). Sin embargo, todo acaba con una luz de esperanza: Eli y Oskar huyen juntos en busca de una nueva vida y una nueva esperanza para ellos. Saben que no será fácil, pero al menos estarán juntos. La escena final, en la que Oskar y Eli se comunican por medio del morse a base de toquecitos en la caja de la que Eli no puede salir para no ser abrasada por el sol, es de las que te dibuja una sonrisa de dulzura en la cara que no se te va en un buen rato. Broche de oro, vamos: historia excelente y final feliz que además es absolutamente natural y coherente.

Por cierto, un último apunte: a Hollywood se le debería caer la cara de vergüenza. Déjame entrar es una obra de arte cinematográfica que merece una ovación en pie y está hecha con un presupuesto de poco menos de tres millones y medio de dólares. En cambio, con 100 millones de presupuesto (lo que viene a ser unas treinta veces más) la industria hollywoodiense ha convertido el despropósito llamado Dragon Ball: Evolution en la mayor cagada (de taquilla, de crítica y de público) de la historia. A ver si estos americanos aprenden de una vez que el buen cien no lo hacen los efectos especiales, las patadas giratorias, las tías buenas con poca ropa y las explosiones, sino un buen guión, unos buenos actores, unos buenos profesionales detrás de la cámara, y un productor serio y coherente al que le preocupe más financiar buen cine que financiar mierdas supuestamente palomiteras.

15 comentarios:

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Bufff... ¡¡¡ando tan aislada del mundo que ni siquiera había oído hablar de ella!!! Y eso que soy una loca de los vampiros como seres atormentados... La pongo a bajar en este mismo instante porque, tal y como la describes, sospecho que me voy a enamorar.

Estelwen Ancálimë dijo...

No te la bajes, leñe, paga la entrada que te aseguro que si alguna película vale el precio de la entrada, es esta :-P
Además, la fotografía es tan bonita que sería una lástima que sólo pudieras verla con la mala efinicón que tienen las pantallas de ordenador.

Seas como sea, espero que la disfrutes ;-)

Un saludo:

Estelwen.

Narya-Mithrandir dijo...

Pues no había oído hablar de ella, me la apunto!! además que llevo unos día con ganas de ir al cine, a ver si puedo ir a verla que la pones muy bien.

Estelwen Ancálimë dijo...

Espero que te guste ^^
Yo no sabía si ir a verla o no, pero cuando vi las críticas que tenía (tanto de público como de críticos profesionales) decidí darle una oportunidad, y me enamoró desde el principio.

Saludos:

Estelwen

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Iría a verla, pero en mi ciudad no la han puesto en el cine, así que toca bajarla.

Estelwen Ancálimë dijo...

¿Que no la han puesto en tu cine? ¡Sacrilegio!
Como sí que hayan puesto "Dragon Ball: Evolution" es para ir al cine ese y prenderle fuego :-P

Pues nada, disfrutala aunque sea bajada de internet. Por cierto, hay portales tipo PeliculasYonkis o DivxOnline que te permiten verlas e internet sin tener que bajártelas al ordenador, por si te interesa ^^

Saludos:

Estelwen.

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Siempre pasa, sólo hay un cine (se comió a todos los otros que había, esto es como un pueblo grande) y sólo extrenan cine comercial. Ya me cabreé cuando no pusieron Sweeney Todd...
Y sí, la veré en PeliculasYonkis porque la descarga no quiere darse prisa. Ya te contaré qué me ha parecido.

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Quise poner estrenan xD Y sí, Dragon Ball la han puesto...

Sweet Shadow dijo...

¡Hola!

Hace mucho tiempo que no me pasaba por aquí n_n' he estado unos días de bajona...

¡Pero ya estoy aquí! Y me encuentro con que estás comentando esta preciosidad =O

Lo malo es que, al ser cine independiente, no la echan en todos los cines. En Sevilla nada más que en dos (y en uno de ellos en versión subtitulada).

En fin, coincido con todo lo que has dicho acerca de la película. Y no es ya sólo lo bien hecha que está. Es lo que te transmite. A pesar de que todo vaya mal siempre habrá un rayito de esperanza.

Eso sí, descoloca un poco que Eli diga que es un vampiro xDD así con todas las palabras (mi novio, al que no le suelen gustar estas películas, me lo señaló porque decía que toda la película es como muy abstracta y de repente te dicen algo tan explícito).

De todas formas, la película es una MARAVILLA. Lo que van a hacer en Hollywood es un sacrilegio (qué te apuestas a que ponen a adolescentes de 17-18 años para los papeles de Eli y Oskar; y a otros en torno a los 30 para Virgina, Locke y demás (la mujer que acaba "¡puf!" y sus amigos)). Ya me lo estoy viendo venir u_u...

Otra cosa que me ha gustado de la película es que las partes que han quitado han sido las justas y necesarias. Me siento depre porque Tommy no ha aparecido, pero bueno. Es simplemente que era de mis personajes preferidos.

Bueno, que me enrollo como las persianas.

Me ha gustado mucho tu crítica =) ¿te has leído ya el libro? Espero que, si no ha sido así, la película te haya dado el empujoncito necesario =)

Atte,

Sweet Shadow

Estelwen Ancálimë dijo...

Me alegro mucho de que la película también te haya gustado, Sweet Shadow :-D
La verdad es que no me he leído el libro, principlamente porque no lo encontré en ninguna librería hasta ayer. Y con lo mal de pasta que estoy no puedo permitirme caprichos :-(
No es que me corra demasiada prisa por leerlo, ya que ya sé cómo acaba la historia, aunque siento curiosidad. por ver qué tal es.


SPOLIER



Por cierto, una de las cosas que me echa para atrás del libro es que al parecer insinúan que Eli es niño y no niña, ¿no?
Y no es que tenga nada en contra de las relaciones chico/chico, ni mucho menos. Lo que pasa es que ya me he acostumbrado a ver a Eli como chica y no quisiera que me la cambiasen, me he enamorado de ese personaje tal y como es en la película.

Edu dijo...

Pues yo aún no he visto la peli, pero por lo que dice todo el mundo la han dulcificado un poco.
A partir de aquí...

SPOILER del libro

SPOILER del libro

SPOILER del libro


En el libro, efectivamente, Eli termina siendo un chico capado aunque también se trata el tema de forma delicada (al contrario que los demás temas). No sé si en la peli sale o no, pero en el libro hay un momento en el que Eli besa a Oskar y durante el beso Oskar vive los recuerdos de Eli como si fuera él el protagonista, y ve/siente cómo lo torturan sin piedad, como si fuera en su propia carne (es una escena bastante desagradable, la verdad) antes de convertirlo en vampiro (creo recordar).
Por otra parte, el ghoul que dices en el libro es mucho más odioso: ayuda a Eli a cambio de favores sexuales porque es un pederasta y un pervertido de cuidado. Y sale una violación relacionada con esto. Explícita.
Al final, que Oskar se fugue con Eli no sabes más bien si es una bendición o una maldición que con el tiempo lo convertirá en otro ghoul miserable...
Total, que el libro es raro y retorcido XDDD

Sweet Shadow dijo...

xDDD

No es tan raro y retorcido...



SPOILERS DEL LIBRO Y LA PELÍCULA






En la película sale muy subliminalmente que Eli es niño. Cuando se pone el vestido de la madre de Oskar, hay como una especie de "flash" en la que se muestra las "partes íntimas" de Eli y se ve una horrible cicatriz. Eso viene a lo del libro, te dicen que Eli es un chico. Pero tampoco te lo ponen explícitamente...

En cuanto a lo de que Oskar se transforme en Ghoul... Bueno, no me lo imagino. En Déjame Entrar el concepto de ghoul no es como en los juegos de rol. Aquí el tío podía irse si quería y hacer vida normal, pero no quiere porque es un pederasta y quiere a Eli en el sentido de posesión.

Oskar quiere a Eli, pero es un amor más dulce e infantil. Yo apostaría a que se acabará convirtiendo. Así estarían juntos para siempre.

Atte,

Sweet Shadow

Estelwen Ancálimë dijo...

Cierto, pero cuando acabó la película yo no pude evitar preguntarme algo: ¿era el ghoul que se suicidó un pederasta de forma natural y perversa... o Eli le gustaba porque alguna vez él también fue un niño enamorado de ella? ¿Se convertirá Oskar en vampiro para estar eternamente con Eli... o se acabará conviertiendo en un adulto asesino y enamorado de una niña de (aparentes) doce años, como el anterior?

Por lo que me decís, el libro tiene escenas bastante heavys y el ghoul no es para nada el tipo torpón, atormentado y tierno de la película sino un cabrón pervertido de mucho cuidado. He de confesar que me gusta más la versión de la historia que da la eplícula, porque me parece que tiene más juego y es menos malvada.

Por cierto, yo personalmente eligiría la opción de Oskar vampiro, no me gustaría nada que acabase haciéndose viejo y luego muriendo como el otro :-(

Un saludo:

Estelwen.

Arantxa y Aran dijo...

Pues yo discrepo de vuestras opiniones.
La ví junto con mi familia y tanto a ellos como a mi nos pareció 1 película muy muy muy lenta y pesada.
Quiero decir, el argumento me gusta, los personajes están muy bien llevados, pero estamos tan acostumbrados a pelis de acción en plan americanada, que cuando vemos una trama que se desarrolla con tan poco avance de la trama durante 1 hora, se nos hace demasiado lenta xDD

precisamente por lo bien que habia oido hablar del libro y la peli quise atraverme a verla (digo "atrever" porque antes de verla pensaba que iria de miedo y tal, que es justamente el género que menos me gsta :P) y me defraudó mucho, aunque respeto vuestras opiniones claro ^o^

*Arantxa*

P.D: quiero aclarar que no siempre veo americanadas, que soy más bien de series asiaticas sin accion osea que no es por estar obcecada con la accion, ojo!! jeje ;)

Estelwen Ancálimë dijo...

Hombre, en una cosa tienes toda la razón: a pesar de que es una película de vampiros, no tiene acción ni terror, y el desarrollo de la trama (aunque a mí no se me hizo lenta) es más pausado en relación al cine comercial (hay que tener en cuenta que esto es cine independiente sueco XD). Son factores que, si no estás mentalizados de que te los vas a encontrar antes de ir a ver la película, te pueden hacer salir con la ensación con la que has salido tú ("el argumento me gusta, pero me ha parecido lenta").
De todos modos, siempre está bien variar un poco, ¿no? Yo al menos he de reconocer algo: aunque la rapidez de la acción de las pelis convencionales tiene la gran ventaja de que no te da tiempo a aburrirte en el cine y mantiene la emoción, a veces me apetece ver algo distinto que te dé un poco de tiempo a digerir lo que va pasando (aunque la trama pausada es algo pelogroso, porque como el guión o el ritmo fallen la cosa pasa de ser "película lenta" a "tostón infumable" XD).

De todos modos, tu opinión es tan respetable como la de cualquiera (y estoy segura de que no eres la única a la que no le ha convencido la película), y espero que al menos el argumento y los personajes, en contraposición al ritmo, te hayan hecho aprovechar la entrada ;-)

Un saludo:

Estelwen.